Archivo de la categoría: Personal

¡BASTA! PIENSA. LEE.

@nandopilgrim

Hemos perdido la hermosa capacidad de cuestionarnos las cosas, de DUDAR.

¿Por qué nos creemos a pies juntillas lo que nos cuentan sin preocuparnos si es verdad o mentira?

Estoy harto de publicaciones xenófobas, de demostraciones veladas de racismo y de odio que van todas acompañadas de frases tan peligrosas como “los de aquí primero” o “a los de aquí nadie les apoya igual” “este gobierno solo mira por los extranjeros”.

La única intención de estas publicaciones es anclar el odio en nuestros subconscientes

ALTO.

BASTA YA DE TANTA INTOLERANCIA GRATUITA.

POR FAVOR.

¿No os habéis parado a preguntar por qué este tipo de publicación florece después de un atentado en alguna parte del mundo?

¿Os habéis detenido por un momento siquiera a pensar si es cierto o no, si los extranjeros tienen todos los medicamentos gratis o si tienen un sueldo de dos mil euros solo por ser inmigrante y no hacer nada?

He visto extranjeros (con o sin papeles) trabajando horas y horas en lugares infames por un sueldo inhumano.

¿De verdad creéis que cobran del estado por la cara, aparte de disfrutar de tan maravillosos trabajos?

Tengo amigos inmigrantes trabajando y malviviendo en España y son mucho más generosos y personas que nuestros propios paisanos.

Me apetece citar, llegados a este punto, a Ray Bradbury en su libro Farenheit 451(*):

Si no quieres que un hombre se sienta políticamente desgraciado, no les enseñes dos aspectos de la misma cuestión, pues le preocuparás, enséñale sólo uno. O mejor aún: no le muestres ninguno”.

¿Y por qué es mejor no preocupar a nadie? PARA QUE NO PIENSE POR SÍ MISMO.

El individuo que piensa es peligroso, se cuestiona las cosas y llega a ver más de una realidad, por eso es mejor adoctrinarle enseñándole solo una cara y haciéndole creer que además de ser la única realidad, es la correcta.

La filosofía del pensamiento único es lo que nos convierte en rebaño adoctrinado por unos medios de comunicación manipulados y maliciosos.

Y ¿a quién le interesa esto? Al sistema, al gobierno, a todo aquello que pretenda controlar (y lo consigue) nuestro modo de vivir, de pensar, de consumir y de comportarnos. Y de ser dóciles, por supuesto.

PERO SEAMOS VALIENTES Y PENSEMOS UN POCO.

Cuestionémonos las cosas.

Para empezar, NOSOTROS fuimos lo primero para gente de otro país que vio cómo muchísimas personas tuvieron que huir de España por culpa de la guerra o la posguerra, del hambre y de la crisis.

SÍ, QUERIDO LECTOR, NOSOSTROS FUIMOS INMIGRANTES. NO LO OLVIDEMOS.

Hubo países que nos brindaron su ayuda, nos abrieron sus casas y sus empleos. No fue fácil ni de lejos bonito, pero comparado con lo que nosotros le estamos haciendo a la situación actual aquello fue un camino de rosas. HAY QUE LEER MÁS.

Después, ¿a quién le echamos la culpa de que los inmigrantes aquí nos roben el trabajo? a los extranjeros, faltaría más.

Pienso yo que sería más justo echarle la culpa a la gran cantidad de empresas que han DESLOCALIZADO su producción para llevarse sus factorías a países donde la mano de obra se paga a una miseria la hora PARA OBTENER MAYORES BENEFICIOS DEJANDO SIN TRABAJO A LA GENTE DE AQUÍ, DE SU PROPIO PUEBLO.

Sigamos pensando. ¿Por qué hay inmigrantes trabajando sin papeles?

Pues porque hay empresarios que los buscan para que trabajen en sus fábricas o en sus campos. ¿Y por qué esos empresarios no contratan a españoles? Pues porque así evitan pagar Seguridad Social, impuestos y un sueldo más alto, porque cobran miserias la mayoría de las veces, no nos engañemos, lo justo para subsistir si  llega y poco más.

¿Entonces de quién es la culpa?

Recuerda que los empresarios que deslocalizan o que contrata gente sin papeles son ESPAÑOLES, no dejes que cualquiera te de lecciones de moralidad ¡por favor!.

Pero no nos detengamos, si has sido capaz de llegar aquí podrás ir un poco más lejos.

La propia hipocresía de los gobiernos es lo que me provoca el vómito más violento.

Ahora cerramos nuestras fronteras, observamos a los extranjeros con lupa, tememos su terrorismo y nos meten en la cabeza que cualquiera que no piense como tú o peor aún, que no profese tu misma religión es potencialmente un asesino.

(la religión es otro tema que el día que me ponga a escribir sobre ella me quedo solo)

Entonces, querido lector que apoyas a este gobierno, ¿no se te remueven las tripas cuando ves que negocian con países como Arabia Saudí o Estados Unidos?

¿Sabes que esos países promueven el mercado negro (y a veces sin ocultarse siquiera) de venta de armas a las guerrillas de todo el mundo?

¿Sabes que en países donde no había conflicto, ellos lo crearon para que la industria armamentística no pasara hambre?

¿No crees que cualquiera prefiere huir antes de vivir bajo las bombas?

¿Te has parado a pensar que la gente de esos países, una vez destrozada su familia, su trabajo, su ciudad, sus vidas, se convierten en carne de cañón para los grupos extremistas que buscan víctimas desesperadas?

¿Qué harías TÚ si lo pierdes todo, TODO, por una guerra que te ha caído encima sin saber a cuento de qué y te ofrecen la posibilidad, ya que estás pensando que nada de esto tiene sentido y que lo mejor es suicidarte, de poder quitarte la vida vengándote de paso de una parte de la sociedad que ha contribuido a hacerte esto?

¿Qué harías?

Pues una mente desquiciada y desesperada se convierte al fanatismo más absoluto y hace lo que sea empujado por la rabia, el odio y un hábil comecocos extremista.

Esa mente antes pertenecía a una persona normal, trabajadora, con su familia y su empleo, su casa, su vida, sus domingos por la tarde y sus paseos por el parque.

Hasta que llegaron las bombas.

Piensa en quién tiró las bombas y por qué.

Piensa en quién sale ganando.

Piensa en a quién le importa los que pierden.

Piensa si son los mismos que luego te dicen que el producto resultante de esa guerra es peligroso para tu propia seguridad y la de tu sociedad.

Piensa si ese mismo gobierno que tú votas para que te protejan de eso no son los mismos que provocan esas situaciones haciendo negocios éticamente incorrectos con otros gobiernos.

Piensa si no es el propio occidente el que oprime al resto del mundo y luego llora porque le vienen algunas cosecuencias encima.

Y digo algunas, porque los medios de comunicación magnifican diez muertos en una capital europea y callan un atentado en cualquier país que no sea occidente de docientas personas en un mercado, o en una escuela.

Porque por cada francés, americano o inglés muerto han habido millones de sirios, de libios, de palestinos, de afganos, de iraquíes.

Y ERAN PERSONAS IGUALMENTE. HUMANOS. DE TU RAZA. Con tus mismas inquietudes, sueños e ilusiones. Un europeo o un americano no valen más que el resto del mundo.

Piensa si occidente, donde vives y al que apoyas, es ético y moral.

Busca ética en el diccionario y empieza a pensar por ti mismo.

Busca moralidad también, y no dejes que otros piensen por ti.

No te creas todo lo que lees.

No te creas todo lo que te dicen.

Abre los ojos.

PIENSA, JODER, PIENSA.

Y BASTA YA DE RACISMO Y XENOFOBIA GRATUITOS.

 

(*) Farenheit 451 es la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde. Bradbury nos presenta en su novela una sociedad futurista cuyo único objetivo es destruir (quemando) los libros existentes para así poder disfrutar cómodamente de la manipulación otorgada por el pensamiento único.

Anuncios

Te lo debían

@nandopilgrim

Siempre quise publicar en este blog un artículo sobre ti. Este blog tan mío y tan personal, donde no podía faltar un rinconcito para el gran Marco Pantani. Nunca lo había hecho, quizá no era el momento. Ahora ha llegado.

No sé ni cómo empezar a escribir esto. Me he arrancado una espina del corazón. Siempre creí en ti, siempre supe que no eras un tramposo. Ahora, después de diecisiete años te han dado la razón, después de diecisiete años de la injusticia y doce después de tu muerte.

No fuiste un tramposo, ni te dopaste, ni engañaste a nadie. Eras, sencillamente, el mejor. Encima de la bicicleta y sin ella también. Se te notaba en la cara, en los gestos, en la mirada. Por eso te ganaste el corazón de tantos aficionados al ciclismo, dentro y fuera de tu Italia, esa Italia que todavía hoy te echa de menos.12674492_10208811108825859_1976818763_n

Ha salido publicado en un periódico deportivo italiano las conclusiones de la Fiscalía de Forli, que es la que investiga todo aquello que pasó en Madonna di Campiglio, donde fuiste descalificado del Giro cuando ibas líder a más de cinco minutos del segundo clasificado. Y esas conclusiones no son otras que fue la mafia quien “convenció” a un médico para alterar los valores de oxígeno en tu sangre y descalificarte por niveles de hematocrito no permitidos.

La mafia, por unas apuestas. Delincuentes, por dinero.

Por dinero hicieron que un médico mintiese, te condujeron a un callejón sin salida donde arruinaron tu carrera y te arrebataron tu dignidad, y de donde ya no supiste salir embarrado en una espiral de autodestrucción que te llevó a la muerte.

En una rueda de prensa te oí decir una de las frases que más me han gustado siempre: la paciencia es la virtud de los fuertes. 

12516551_10208811085825284_321171199_n

Pantani en una “sentada” que realizaron los ciclistas en el Tour del 99 exigiendo más respeto de los medios por su trabajo.

Fuiste el resurgir de la figura del escalador de montaña, ganaste un Giro y un Tour en el mismo año, cosa que nadie después ha logrado. Hasta ese momento el último escalador en llevarse un Tour había sido Pedro Delgado, y el último en conseguir Giro y Tour en el mismo año, Miguel Induráin.  Podría escribir miles de datos sobre tu carrera, tus lesiones, la caída el día en que se te cruzó un gato, las veces que intentaste rehacerte después de la injusticia. Pero no me vale la pena. Para mí siempre fuiste una sonrisa, un luchador, un ejemplo. Ese ciclista bajito, calvo y simpático que reventaba a sus rivales cuando de subir un puerto se trataba.

Voy a transcribir un pedazo del artículo de El País sobre la etapa del día antes de Madonna di Campiglio, una etapa que fue una auténtica exhibición y que todos los aficionados al ciclismo guardamos en nuestra memoria:

Fueron 23 minutos y 23 segundos. Desde el menos 10 hasta el kilómetro 0. La subida a Oropa de Marco Pantani. Ya el tren del Mercatone llevaba enfilado a todo el pelotón. Ya José María Jiménez había hecho crack de nuevo. Ya la mayoría de rivales intentaba acomodarse, controlar las ruedas de referencia, calibrar las fuerzas de los otros, anticipar quién iba a sufrir más de la cuenta. Sólo habían recorrido 1,5 kilómetros de los 10 de la subida a Oropa. Habían pasado tres minutos cuando una mancha rosa se apartaba súbitamente de la izquierda de la carretera, el último hombre de la cadena Mercatone, y se paraba junto a la cuneta derecha. Era Marco Pantani. El hombre cogió la bicicleta en vuelo, la apoyó sobre la rueda delantera y se puso a manipular en la zona del plato. Se le había salido la cadena al intentar pasarla del plato de 39 dientes al de 53 pues habían entrado en una zona de falso llano, casi un descenso. Extrañamente, nadie se para a ayudarle. No hay a la vista ningún compañero de equipo. “¡Qué error!, ¡qué gran error!”, clama Martinelli. “Marco no abrió la boca, no gritó, no pidió ayuda. Nadie del equipo le vio. Todos siguieron como si nada hasta que 200, 300 metros después, le echaron de menos”. Pantani parece desesperado cuando se junta a sus compañeros y comienza la gran remontada. Peligro. Una situación similar sufrió Jan Ullrich en el Tour (un pinchazo en las primeras rampas del Plateau de Beille en el último Tour). Tal fue el nerviosismo del alemán, tal su miedo de quedarse descolgado que derrochó todas sus fuerzas en una remontada y no pudo responder después. Claro que a quien tenía que responder entonces era a un tal Marco Pantani desatado. Y el desencadenado Marco Pantani de ayer sólo tenía que responderse a sí mismo. Es su único enemigo. Pero pasó miedo. Su equipo, tan fuerte y tan solidario, se volvió loco. Tiró del Pirata. Y el Pirata, piernas bloqueadas por el nerviosismo, transpiración exagerada, les veía irse, les voceaba que más tranquilos, pero ellos, liebres, aceleraban más. Esprintaron hasta extenuarse. Fueron pasando grupos. Adelantaron volando al Chava. Por delante nadie se atreve a moverse. Un ataque de Zintchenko, corto, y otro de Heras, con más sustancia. ¿A qué esperan los escaladores, los que quieren ganar el Giro? ¿A qué esperan Gotti o Clavero? Nadie se mueve. Sólo Jalabert. El puerto no le asusta. Es un puerto de escalones: repechos y descansillos. Un sprint largo, de potencia, y a tomar aire. El francés se va. Los menudos escaladores, Gotti, Clavero, sufren porque no dan con un ritmo eficaz. No les gusta ir a tirones. A Pantani, sí. Exagerado. Cuanto más empinado es el puerto, allá por las cuevas de Favaro (14%) mejor sube el Pirata. Pantani se desbloquea. Acelera y pasa corredores. Echando salivazos. Alcanza un grupo de mulos, toma aire y ataca. A por el siguiente. Así, en el minuto 15 coge a Gotti, Clavero, Miceli y Simoni. Sólo queda Jalabert por delante. Le coge un minuto después. 30 segundos de oxígeno y de nuevo para arriba. Ha subido sprintando siete kilómetros de puerto. Y sigue acelerando. Una obsesión entre ceja y ceja: necesita cumplir con su objetivo, eliminar a Jalabert antes de la contrarreloj llana del miércoles. Acelera y acelera. Cruza la meta sin siquiera levantar los brazos. ¿Qué pasa, quería arañar hasta las décimas? “No”, una sonrisa del Pirata. “No sabía si había entrado alguien delante y no quería hacer el ridículo levantando los brazos”.

Carlos Arribas para El País, escrito en Oropa el 31 de mayo de 1999.

 

Laurent Jalabert admitió ese día que vio a Pantani pasarle “como un tiro y me aparté para que no me arrollara”. Aquí dejo también el enlace del artículo entero:

http://elpais.com/diario/1999/05/31/deportes/928101631_850215.html

Para los más nostálgicos, os dejo esos maravillosos 25 minutos en este enlace:

https://youtu.be/EcLuul_DdM0

El enlace de más abajo es el artículo en que se cuenta cómo se ha demostrado tu inocencia.

http://www.elmundo.es/deportes/2016/03/14/56e6f69f46163fff118b45ba.html

12571275_10208811014183493_1901543176_n

Nos privaron de uno de los mejores ciclistas de la historia, uno de los más espectaculares y abnegados, de una persona maravillosa, alegre y generosa, de un deportista único, que nos hizo amar el ciclismo a millones de aficionados a este deporte. Por dinero, por una maldita apuesta, sin escrúpulo alguno.

Así que me despido de ti, amigo. Tenía una cuenta pendiente, el deseo que se supiera la verdad, sed de justicia, que ya no llegará. Una espina clavada en el corazón desde el día en que te maltrataron y te deshumanizaron para convertirte en negras ganancias. Se ha conocido la verdad, pero a  Paolo y a Tonina ya nadie les va a devolver a su hijo, su eterna sonrisa.

Descansa en paz, Marco.

12516275_10208810991942937_608018569_n

 

Si no la quieres me la das…

@nandopilgrim

 

La Navidad es una época de difícil definición: algunos la aman, otros la odian, a nadie deja indiferente. Y todas las opiniones, por supuesto, son respetables.

En mi caso, me gusta. Es una época que hace sentir bien. ¿Por qué? No lo sé, tengo muchas ideas en la cabeza y voy a tratar de ordenarlas.

Hay mucha gente que detesta la fiesta navideña porque la consideran una fiesta hipócrita: las familias se reúnen, algunas casi por obligación, nos sentimos condicionados a ir de compras, regalos, juguetes, la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, los Reyes y demás. Que si la gente es más amable ahora pero el resto del año son inaguantables, que si ahora la gente es solidaria pero después ya no les importa nada, que si ahora todo son mensajes de paz y amor y en enero todo se va al carajo… en fin, no les falta razón.  z4

Pero también conlleva muchas cosas buenas. Tengo una amiga que su familia está distribuida por toda la geografía española: Burgos, Madrid, Valladolid, Santander, Las Palmas, y se reúnen en contadas ocasiones al año. Una o dos, quizá: en Navidad siempre. Porque tienen vacaciones, días libres y lo aprovechan para reunirse con todos los demás miembros de su familia que durante el resto del año es algo francamente difícil de conseguir. Sobrinos, padres, tíos, hermanos, abuelos, nietos… Tengo otro amigo en Alemania, viene dos veces al año: en verano y en Navidad. Pues es un motivo de alegría poder verle y hablar con él, compartir unas cervezas o un café. Hay que valorar esos momentos, son momentos que no puedes disfrutar cuando quieres. Con la familia, con los amigos, momentos extra en nuestro día a día.

La solidaridad aumenta en esta época del año y luego disminuye, eso es cierto. Pero al menos, durante estos días, aumenta. Yo lo puedo comprobar en mi trabajo. Hay empresas que se implican e implican a los clientes con mensajes de solidaridad, y da resultado. Al menos, la gente sin recursos y menos afortunados que nosotros reciben en estos días una mayor cantidad de alimentos, de ropa, de mantas, juguetes, lo que sea. Es cierto que la gente podría ser más solidaria durante el resto del año, pero eso es un ejercicio de voluntad en el que pocos son constantes, y al menos, estos días, sacan esa parte y se consigue una gran ayuda. Algo es algo, pienso yo, es una parte positiva que no podemos obviar.

Al fin y al cabo, no deja de ser una actitud cómo afrontamos estas fechas. Depende de nosotros, no de la sociedad que nos quiere imponer el consumo frenético de banalidades innecesarias. De nuestra manera de ver las cosas y dejar qué nos afecta o qué no, como todo. De si decidimos sentirnos molestos porque hay cosas que deberían ser así durante todo el año y porque hay otras que no deberían ni de existir, o si decidimos por el contrario aprovechar la oportunidad de encontrarnos de nuevo con esas personas que tenemos lejos normalmente o incluso que teniéndolas cerca, no podemos verlas más a menudo por falta de tiempo, y de alegrarnos por esa otra gente que estos días van a ser un poco menos pobres.

Es natural también que a la hora de sentarse a la mesa se eche de menos a aquellos que ya no están y antes acostumbraban a compartir este día con nosotros, pero la vida sigue, valoremos los que están en este momento con nosotros y disfrutemos de ellos, lo otro es inevitable y no podemos dejarnos caer en la melancolía del recuerdo.

Y todo eso está más allá de las creencias personales de cada uno. Yo no monto el Belén, no canto villancicos, no voy a la misa del gallo, no pongo el árbol de Navidad ni decoro mi casa. Pero no puedo evitar que cada vez que llega esta época del año algo sonríe dentro de mí y sienta una extraña y agradable calidez. Y no me avergüenzo de decirlo, me gusta la Navidad.

z3

Y la ilusión: quien tiene niños en casa, piense lo que piense dentro de sí mismo no puede evitar contagiarse de la ilusión de los niños cuando llega la Navidad. ¿Y qué hay de malo en ello? Todos en el fondo somos un poco niños (ay del que no lo sea) y ver esas sonrisas, esa ilusión y poder disfrutar de ellos en estos días en que tienen vacaciones es algo impagable. Ya crecerán y entonces decidirán en qué creer o qué hacer, cómo ser. Pero ahora es su momento y no se les puede robar. Luego, los valores y los principios que les inculquemos son los que harán de ellos las personas que serán el día de mañana, eso es lo que nos debe preocupar.

Y sí, hay otras culturas en que no se celebra la Navidad, y hay gente que piensa que es innecesaria e incluso perjudicial. Pero no deja de ser como todo, los extremos son malos, si sabemos moderar todo aquello que sólo por ser Navidad nos puede llevar al exceso, no veo ningún mal en celebrarla.

Así que voy a disfrutar, aunque sea por unos días, de la gente, de sus sonrisas, del turrón, de los polvorones, de las castañas asadas, de los cafés con mis amigos, de reunirme con mi familia, de Qué bello es vivir, de las luces de la calle e incluso de los villancicos que escucharé cuando entre en una tienda.

 

“porque no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”

 

 

Feliz Navidad

z1

Sobrevivint a Borja Penalba

@nandopilgrim

Fer de xofer de Borja Penalba es com ser el xofer de Onassis o de París-Hilton. Mola. No saps mai què va a passar ni què vas a fer, però coneixes gent interessant i t’ho passes d’allò més bé pel camí. I jo he tingut la sort de gaudir d’aquesta experiència.

La veritat es que d’un temps fins ara em sent afortunat per moltes coses, com ha estat aquesta. Vaig conèixer a Borja arran de l’enregistrament d’un videoclip amb Andreu Valor i hem coincidit en alguns concerts i sopars, però quan va escriure pel facebook que necessitava algun voluntari per fer el trajecte Alcoi – Mataró la nit del 4 al 5 de juliol de 2015 no m’ho vaig pensar gaire, ja que els plans que tenia per diumenge no m’agradaven massa i aquest semblava interessant. Així que em vaig oferir per fer de “runner” nocturn. De tant en tant necessite eixir de casa (sí, un poc més, encara que la gent em diu que a mi no em caurà el sostre damunt) i fer un viatge llampec com aquest per desconnectar del tot, encara que siga per unes hores.

La idea era eixir d’ Alcoi dissabte després de sopar, arribar a Argentona (a prop de Mataró) per dormir unes hores. Borja tenia dos bolos el diumenge amb l’espectacle Ovidi³ i el dilluns assaig tot el dia a Barcelona amb Maria del Mar Bonet, així que jo tornaria sol després de dinar, ja que el dilluns tenia dia lliure i volia aprofitar el matí visitant la Ciutat Comtal.

Eixa era la idea. Ara bé, en la pràctica…

En acabar de treballar el dissabte vaig fer una bona migdiada, amb previsió d’una nit un poc llarga (il·lús, un poc), una nit que començava a Alcoi amb el concert que tancava la gira “Malgrat la pluja” de Andreu Valor. El concert va ser espectacular, emotiu, com sempre que es junten al escenari músics que actuen amb el cor. Després, sopar amb la banda i algunes copes (jo no, es clar). Però, clar, a l’hora d’eixir d’Alcoi, Borja parlà amb Meritxell Gené, que estava a Xàtiva perquè havia actuat a la Plaça de Sant Jaume, i anàrem a vore-la. Deixàrem a ma mare a sa casa. Ma mare, que havia vingut també al concert i per poc se’ns ve a Mataró, perquè Borja no coneixia l’esperit aventurer de la doneta, i quan li ho va proposar li faltà l’aire per afegir-se al comboi.

Així que, tocant les dues de la matinada arribàrem a la Plaça del Mercat de Xàtiva, on trobàrem a Meritxell en companyia de Neus, la germana de Feliu Ventura, qui també es va afegir a la festa poc després. Tancàrem els pubs i se’n anàrem a “ca’ la tia” dels Ventura per acabar allà la vetllada xativina. Unes cerveses, Meritxell a la veu i Borja a la guitarra. Un privilegi.

11802017_10207172072490975_1551233345_n

Borja Penalba, “el cantant”

A les cinc de la matinada decidírem marxar, ja que ens venia justet de temps per arribar a la prova de so del primer bolo. #VivintAlLímit

Carretera i manta, Borja es va dormir de seguida al cotxe i jo em vaig posar música… La pitjor hora per conduir és el canvi de llum, però amb una parada i un cafè es va suavitzar la cosa, però abans d’arribar a Argentona vaig conèixer una de les tortures xineses (per procedència i a efectes pràctics també) més dolentes que poden existir hui en dia: L’alarma-despertador de Borja Penalba.

Sort que s’havia deixat el telèfon a la vista, perquè ell ni es va adonar. Però… i apagar-ho? Encara no sé com es fa això, només podia anar silenciant la alarma cada deu minuts fins que arribàrem a casa de la Gemma en Argentona, vora les 9 del matí.

La Gemma es una xica alta, rossa, molt agradable. Va ser una amfitriona esplèndida, i va fer que em sentira com a casa.

Desdejuni, dutxa ràpida i cap a Mataró. El concert era en el Cafè de Mar, un lloc bonic i recomanable, i juntament amb Borja el cantant, hi actuaven David Caño l’artista i David Fernàndez el pallasso. Així es presenten als concerts, no m’ho he inventat jo (V. Autocrítica i Crítica d’Ovidi Montllor). Només entrar, sorpresa: penjada darrere d’ ells moltes samarretes de suport a causes socials o reivindicatives com la primera que vaig vore: “Xàtiva renaix de les cendres”.

11774319_10207172072650979_1148398429_n

David Caño, “el artista”

1ª diferència de conceptes valencià-català: una clara de llima es allà una clara amb llimona. Pensava que no aconseguiria entendre’m amb la cambrera però finalment ho vaig aconseguir. Creia que llimona era la gaseosa, però no.

5-VII-2015 12h. El concert (Ovidi, mos i carícia) era un homenatge als vint anys de “vacances” d’Ovidi Montllor i no sabia molt bé que anava a trobar-me, però em van deixar bocabadat. Una barreja de cançons, poemes i emocions que ens arribaren fins l’ànima; cançons que coneixia i d’altres que no, ben interpretades pels tres intèrprets. La veu i la guitarra de Borja, la passió de David Caño i l’emotivitat de David Fernàndez feren d’aquell matí un moment inoblidable d’aquells que m’ensenyen a valorar la sort que tinc de conèixer la gent que conec i de fer les coses que faig. I fins l’ ànima em va arribar el moment en que Borja, agraït per haver-li portat fins allà, va contar en el concert la història del viatge i em va dedicar “Perquè vull”. Va aplaudir tot el públic i em van fer enrogir de vergonya. Després del concert va haver-hi gent que se’m va acostar a donar-me les gràcies per haver conduït tota la nit perquè Borja puguera estar a l’hora, com va ser el cas d’una dona major, molt graciosa, o el Roger, molt xerraire i molt simpàtic, o també Laura Borràs, la directora de la Institució de les Lletres Catalanes, que havia acudit fins el Cafè de Mar per gaudir del concert, i és una dona molt agradable que em va caure bé de seguida.

11798365_10207172072290970_1520032616_n

Tres grans artistes i la samarreta de Xàtiva a l’ esquerra

Després de l’actuació anàrem a dinar al Lasal del Varador de la platja de Mataró, un lloc bonic on es menja be, però… demanàrem paella de marisc.

Cristina, la dona de Roger, seia al meu costat i em preguntà si estava segur de demanar paella per aquelles latituds, i jo li vaig respondre que ho feia per poder criticar amb propietat. Quan vam acabar, el Roger m’interpel·là: –Valencià, com està la paella???

La veritat es que estava bona, molt bona, però allò no era paella.

Era arròs i marisc, i trossos de peix, però no era paella. Per a ser paella li sobrava caldo i calamar, i li faltaven pèsols, mero i gamba roja.

Estava molt a gust, la companyia era molt bona, però les hores sense dormir començaven a notar-se ja massa, i el calor també pesa.

2ª diferència conceptes valencià-català: no demaneu un “cafè del temps”, sinó un “cafè amb gel”. Vaig vore que la majoria ho demanava així i no me la vaig jugar altra volta. Gemma, molt atenta, m’ho va explicar.

11787280_10207172072690980_1617723089_n

El que realment em salvà la vida després del dinar -que es va allargar fins les sis de la vesprada- va ser el bany a la mar. Roger, Cristina i la filla, juntament amb Laia, que es la dona del poeta i anava amb els seus fills, dos bitxos de “cuidao” i la seua germana, Àngela, em van convèncer per quedar-me a la platja amb ells abans d’anar cap al segon concert, que era a les set. I va ser la millor decisió del dia. L’aigua estava freda, boníssima, ho vaig agrair barbaritats. Vaig renàixer gaudint d’una mar refrescant, que me feia molta falta. Si no m’ho arriben a dir, ni ho havia pensat, i tinc que afegir que l’amabilitat de la gent que he conegut en aquest viatge és una cosa que no se m’oblidarà fàcilment: la naturalitat, la música, la cultura, fer les coses de cor, són conceptes que et donen un clima càlid on jo, que no coneixia a ningú i no havia estat mai allà em vaig sentir realment bé. És molt gratificant vore com encara queda gent d’aquella que t’ofereix un somriure, una paraula, un gest amable sense demanar-ho ni esperar res a canvi. Moltes vegades dubte de la humanitat de les persones, però vivències com aquesta em reafirmen en l’esperança i en la lluita. I no em fa por que la gent que puga llegir açò pense que sóc massa sensible o sentimental… Valorar tot aquest tipus de moments fa que tot tinga més gust, com la nectarina que m’oferiren després del bany i que estava deliciosa.

3ª diferència  conceptes valencià-catalá: em van preguntar l’hora, i vaig haver de respondre “al meu poble les set menys quart, ací no sé molt bé com es diu”. Allà eren tres quarts de set…

11721849_10207172072850984_41096434_n

David Fernàndez, “el pallasso”

Després del concert de les 19h. (on aquesta vegada va ser David Fernàndez qui em va dedicar la cançó, segurament perquè Borja ja estava al límit de les seues forces, conseqüència de les hores acumulades i de donar-ho tot als bolos).

Sopàrem al mateix Café de Mar i cap a Argentona a dormir, per fi, 30 hores després.

L’endemà vaig marxar cap a Barcelona amb tren des de Cabrera de Mar (quin lloc més bonic, ho sé perquè buscant l’estació em vaig equivocar i vaig fer una volta pel poble) i Borja es va quedar a Argentona repassant l’assaig que havia de fer amb la Bonet. Ell acudiria després a Barna… Llavors la teoria ja començava a fallar perquè havia decidit esperar a Borja fins que acabara l’assaig i dur-li després a València. Hora aproximada d’eixida sobre les sis o les set de la vesprada (il·lús, de nou).

Em vaig passar el dia passejant per Barcelona, no havia estat mai. Poble Sec, les Rambles, la Plaça Catalunya, Palau de la Virreina, la Boqueria o Mercat de Sant Josep i dinar a la Rambla del Raval. Després volia pujar a Montjuïc, però el funicular patia una avaria i no va poder ser, així que em vaig dirigir cap a la Sagrada Família per vorer-la al menys per fora i a patejar altra volta. Calor i guiris per avorrir, allà a Barcelona… això tampoc se m’oblidarà, va haver un moment que vaig tindre que entrar a una tenda de roba per poder respirar un poc. Poca broma.

Finalment Borja i la Bonet acabaren d’assajar vora les vuit de la vesprada. Vaig quedar amb ell a la Plaça Osca, darrere de l’Estació de Sants i, com no podia ser d’una altra manera, encara ens férem dos cerveses i vaig aprendre uns versos d’una cançó que cantava Chavela Vargas: “Tú me acostumbraste”. Més emocions, per si en portava poques a sobre.

Tornàrem a pel cotxe a Cabrera i vingué Gemma a sopar amb nosaltres a un altre xiringo de platja, on s’estava de meravella, de nit, al costat de la mar. Un lloc agradable, la lluna, bona conversa… De fet, quasi ens hi quedem. Quan s’adonàrem ja era la una de la matinada.

Així que de nou carretera i cap a casa. Encara em va fer Borja un regal: tornant amb el cotxe vaig posar un disc de Sabina i es va arrancar a cantar “Diecinueve días y quinientas noches” sencera. Això no passa tots els dies!

A les cinc del matí arribàvem a València, i aleshores va ser quan Borja em va dir que ja que m’agrada escriure, podria fer el relat del cap de setmana intens que havíem viscut.

I ací està.

Si em llegeix alguna de les persones que la música va fer que es creuaren al meu camí aquells dos dies: Gràcies per tot, gràcies de tot cor.

11798269_10207172072050964_459508984_n

No vos els perdeu si teniu ocassió

Ladies and gentlemen: Sabina!

@nandopilgrim

Hacía demasiado tiempo que no disfrutaba de un concierto de Sabina. Sólo lo he visto tres veces, dos en Valencia, (una en Viveros y la de ayer) y una en Xàtiva en un concierto de la Fira d’ Agost. Ése nunca lo olvidaré. Una serie de circunstancias hizo que me fuera agobiado del campo de fútbol al terminar el concierto y no me quedé, como era mi intención primera, a saludar al maestro y a ver si era posible hacerme una foto con él. Al día siguiente “hablaban los papeles” [i] de que Sabina se había llevado consigo a cenar a las cerca de treinta personas que le habían esperado. Y yo no estuve allí. Pero eso fue hace mucho tiempo. CULTURA /// concierto de Sabina en la plaza de toros Ayer el maestro volvió a demostrar por qué es quien es. A sus 66 años (cincuenta y quince dice que aparenta) no nos defraudó a los 8.000 que nos dimos cita en la Plaza de Toros de Valencia para volver a emocionarnos con sus canciones durante un poco más de dos horas y media. La amenaza de lluvia afortunadamente no se cumplió, y desde la primera canción noté cómo se me erizaba el cabello de todo el cuerpo, sensación que ya no me abandonó hasta el final. CULTURA /// concierto de Sabina en la plaza de toros Empezó con “Ahora que” toda una oda que los recién enamorados deberían aprender de memoria y “19 dias y 500 noches” con la que empezó a hacer partícipe y cómplice al púbico. Luego fue desgranando una a una todas las canciones de ese mismo disco alternándolas con otras de toda la vida, a ratos de pie, a ratos sentado, cantando, recitando versos o hablando simplemente. De su ictus ya hace mucho superado, de su gira, de lo que significan para él algunas canciones. Sabina es el único artista capaz de cantar una canción con un tema como “La Magdalena”[ii]  y conseguir que suene bonito y tierno. Los últimos cuarenta y cinco minutos de concierto nadie los aguantó sentado. Y yo, que me había hecho el fuerte hasta casi el final no pude evitar que se escapara una lágrima cuando el genio de Úbeda empalmó “Noches de boda” con “Y nos dieron las diez”. Luego, “Princesa”, “Barbie superstar” o “Y sin embargo” continuaban deleitándonos los oídos y el corazón. Tuvo también un momento para acordarse del la gestión de este gobierno que estamos sufriendo, mencionando al ministro Wert, a las inspecciones que está siendo sometido desde hace un tiempo por Hacienda, (“¿vosotros os sentís perseguidos por Montoro? Yo también”) e incluso aludió el tristemente famoso desliz de la alcaldesa de Valencia en la pasada Cridà de les Falles (“pues esta noche caloret no hace demasiado” o “Yo aprendí valenciano en una escuela mejor que la de Rita”) y también les dedicó la última canción, “Pastillas para no soñar” a los trabajadores de la ejecutada Radiotelevisión Valenciana. Bien acompañado por un escogido grupo de músicos entre el que destacaba el incombustible Pancho Varona, Sabina les cedió el escenario para que cada uno pudiera demostrar sus cualidades. Así Jaime Arsúa, ex de Alarma, cantó “El caso de la rubia platino”, Varona “Conductores suicidas”, Antonio García de Diego “Tan joven y tan viejo” y también una muy sensual Mara Barros con “La canción de las noches perdidas”. Joaquin_Sabina_in_Granada_(Spain)_2 Resumiendo, este maravilloso poeta urbano sigue en forma llegando con su saber estar en el escenario a todo tipo de público y sabiendo tocar las fibras del corazón con sus versos como nadie. Me quedo con el recuerdo de haber vivido una noche mágica de emociones y canciones y con algunas de sus frases como “en mi casa no se oyen mis discos, porque en mi casa sólo se escucha buena música”, “mi banda es mi verdadera familia, los hay que han aguantado más que ninguna novia, seguramente porque no follamos” o “me dejó mi novia, me busqué otra mejor”. Y sí, sigo pensando que el destino me debe una cena con Joaquín Sabina.

[i]Verso de la canción De purísima y oro refiriéndose a los periódicos.

[ii] Canción que alude a María Magdalena, que se dice era prostituta.